Mejillones al vapor

Deliciosos mejillones al vapor

Mejillones al vapor Thermomix

Si cocinar con la Thermomix es muy sencillo y rápido, hacer un plato como son los mejillones al vapor es mucho más fácil aún. Se trata de una elaboración muy sencilla que no requiere ni siquiera de conocimientos de cocina, solo algo básico. Ahora no tienes excusa para no prepararlos.

Son un plato muy asequible dado que los mejillones podemos encontrarlos durante todo el año, tienen un gran aporte nutricional a nuestro organismo, como el ácido Omega 3 entre muchos otros.

Mejillones al vapor Thermomix

Asimismo los mejillones pueden ser degustados de mil y una formas diferentes, aunque en esta ocasión os traemos la receta más sencilla, la cual se hace en apenas 15 minutos.

Para su elaboración necesitaréis estos ingredientes:

  • 1 kilo de mejillones.
  • 225 gramos de vino blanco (de mesa)
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 hoja de laurel.
  • Pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Medio limón.

Modo de elaboración

Limpiaremos los mejillones y los pondremos en el recipiente varoma y el resto de ingredientes los pondremos en el vaso. La pimienta negra es opcional, aunque le da un sabor delicioso, pero no debemos echar mucha, porque enmascararíamos el sabor de los mejillones.

Pondremos el recipiente varoma en su lugar y programaremos en velocidad 2 durante 12 minutos y en temperatura varoma. Cuando acabe el programa abriremos con mucho cuidado el recipiente varoma para no quemarnos, esperaremos a que salga todo el vapor y podremos poner los mejillones en un plato o en la bandeja done vayamos a servirlos.

El caldo que ha quedado en el vaso podemos utilizarlo para ponerlo encima de los mejillones con la ayuda de una cuchara y ya estarán listos para degustar.

Como ves, el plato es muy sencillo de hacer, no lleva apenas tiempo, no se ensucia apenas y se consigue un entrante o un buen primer plato.

Consejos

Es muy importante que los mejillones estén bien limpios antes de meterlos en el recipiente varoma. Por ello, para una limpieza correcta tenemos que quitar todos los filamentos o barbas de los bordes de las conchas, las lapas adheridas y cualquier otra clase de elemento que pudiera tener en sus conchas con la ayuda de un cuchillo.

Otro consejo es frotar las conchas con un cepillo duro para poder eliminar los posibles restos de arena que pudiesen quedar. Finalmente se pasan por abundante agua fresca y se dejan recudir durante unos minutos antes de comenzar a hacer esta receta.