Mejillones al vapor

Deliciosos mejillones al vapor

Mejillones al vapor con tomate

Los expertos en nutrición siempre nos han recomendado una dieta equilibrada y con productos naturales, entre los que destacan las verduras, hortalizas y productos del mar entre muchos otros. Los mejillones entran dentro de este grupo de recomendaciones y por ello vamos a proponerte una idea sana, un plato tan delicioso como son los mejillones al vapor con tomate.

Para la elaboración de este plato se necesitan:

Mejillones al vapor con tomate
  • 2 kilos de mejillones.
  • 5 tomates grandes (mejor si están maduros)
  • 2 cebollas medianas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 vasos de vino blanco (de mesa)
  • 2 ramas de tomillo (vale cualquier otra hierba)
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta negra molida.

Modo de elaboración

Como en toda elaboración con mejillones, lo primero que hay que hacer es limpiarlos a conciencia. Con un cuchillo o puntilla le quitaremos las barbas y eliminaremos todo lo que pueda estar pegado a su concha pasándolos por agua para eliminar también los posibles restos de arena o tierra que pudiesen tener.

En una cazuela echaremos entre 3 y 4 centímetros de agua, que son los que nos servirán para hacer el vapor y que se hagan los mejillones. Echaremos una pizca de sal, pondremos la vaporera y dentro de ella los mejillones ya limpios.

Para saber cuándo están hechos contaremos unos 10 minutos desde que el agua rompa a hervir, aunque también sabremos que están bien cuando se hayan abierto. Si hay alguno que después de la cocción no se haya abierto lo tiraremos.

La salsa es muy sencilla de elaborar y lo que debemos hacer es pelar la cebolla y picarla muy bien, al igual que los ajos. Por otro lado lavaremos los tomates y los cortaremos en trozos muy pequeños.

En una sartén echaremos un buen chorro de aceite de oliva y pondremos a pochar la cebolla, cuando comience a ponerse transparente echaremos el ajo antes de que comience a ponerse dorado, el vino y el tomillo; lo sofreiremos todo, moviéndolo para que se evapore el alcohol.

Cuando haya reducido echaremos todo el tomate cortado en dados muy pequeños y añadiremos sal. Dejaremos con la sartén tapada unos 6 minutos, probaremos de sal y rectificaremos si hace falta, echaremos una cucharada de perejil fresco recién picado y dejaremos hacer dos minutos más.

Mientras tanto colocaremos los mejillones en una bandeja y cuando la salsa de tomate se haya hecho la echaremos por encima a los mejillones y ya podremos comerlos.

Consejos

Si no queremos que la salsa de tomate tenga la piel, lo que podemos hacer es poner agua a hervir y escaldar los tomates unos segundos, esto hará que retirarles la piel sea mucho más sencillo.