Mejillones al vapor

Deliciosos mejillones al vapor

Mejillones al vapor con apio

Mejillones al vapor con apio

Si piensas que unos buenos mejillones al vapor sólo se prueban en los restaurantes de lujo, tienes que probar esta receta. En menos de 20 minutos puedes tener en tu plato unos deliciosos mejillones al vapor con vegetales aromáticos, para un aperitivo, o una comida ligera.

Con los mejillones todo es fácil, acepta infinitas combinaciones de sabores, y su cocción es super fácil. Este manjar se acompaña de una salsa con la ayuda del vino blanco, el aceite y el ajo.

Es un plato sencillo, siempre y cuando se sigan unos pasos importantes en la preparación, para asegurarte de que los mejillones quedan bien cocidos, con la textura perfecta.

Ingredientes para 4 personas

  • 1,5-2 kilos de mejillones frescos limpios y desbarbados
  • 2 ramas de apio
  • 1/2 cebolla picada
  • 4 dientes de ajo picados
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • La ralladura de un limón
  • 1/2 taza de vino blanco
  • 4 gajos de limón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra molida al gusto

Elaboración

Lavamos los mejillones bajo el chorro de agua fría, frotando el exterior con un cuchillo y retirando todas las barbas que veamos en el exterior.

También pelamos la cebolla, los ajos, y retiramos los hilos al apio. Lo picamos bien todo, en dados pequeños.

En una cazuela grande, vertemos un chorro generoso de aceite de oliva, y lo ponemos a fuego medio-alto. Una vez caliente, añadimos la cebolla, el apio y el ajo picados.

Sofreímos los vegetales removiéndolos hasta que la cebolla esté transparente, y el apio y el ajo estén blandos, unos 2 a 3 minutos.

Vertemos el vino, la ralladura de limón y el zumo de limón, y continuamos mezclándolo. Incorporamos los mejillones limpios, tapamos la cazuela con una tapa y dejamos que se cuezan durante 3 minutos.

Con cuidado de no quemarnos, abrimos la tapa y removemos los mejillones. Volvemos a tapar los mejillones hasta que se abran las conchas unos 2 a 3 minutos más.

Probamos la salsa que está en el fondo y la sazonamos con sal y pimienta negra a nuestro gusto. Si vemos que algún mejillón no se ha abierto, lo retiramos, pues puede que esté en mal estado.

Servimos los mejillones acompañados de los gajos de limón.

Notas

Para realzar el sabor de los mejillones cocidos al vapor, añadí sabores frescos: cebolla, apio, ajo, zumo de limón y vino blanco, que crean un caldo ligero y sabroso. Me gusta tostar rebanadas de pan para mojar en la salsa y añadir una textura crujiente en el plato.

Se pueden añadir otros ingredientes en el caldo, como vino tinto, puerros, chalotas, chorizo, azafrán, tomates picados, etc.